Opiniones

A duras penas, Atlas

Por: Esteban Arreola Sainz (@esteban_sainz

¿Cuál es la aportación de Heriberto Ramón Morales desde que llegó a la directiva de Atlas? No pierdas mucho tiempo en pensar, pues la respuesta es: nada. El ex futbolista funge desde hace un par de años como el director deportivo de los rojinegros, labor en la que ha dejado bastante que desear pues en cada semestre desde que asumió este puesto, los tapatíos cambian a diestra y siniestra de jugadores, situación que deslumbra la pésima planeación deportiva.

Los de Guadalajara se han vuelto un equipo de media tabla, han perdido el protagonismo y su esencia dentro de la Liga MX, dejaron de ser en un abrir y cerrar de ojos una cantera envidiable; situación que preocupa a la afición pues desde hace ya varios años, a excepción de ‘Ponchito’ y ‘el Fideo’, no ha salido ningún futbolista de calidad en las fuerzas básicas de la Academia.

Con la obligación de sobresalir en cada campeonato, los dirigentes comandados por Gustavo Guzmán han querido tapar los malos resultados con billetes verdes. Desde que la televisora del Ajusco tomó las riendas de la institución en el torneo Clausura 2014, los de pantalón largo han contratado a casi 50 futbolistas, de los cuales ni el 90 por cierto pudo consolidarse y tuvieron que salir por la puerta de atrás del club.

Cortar los procesos de los técnicos ha sido otra constante de esta dirigencia, el equipo de Ricardo Salinas, le ha dado las gracias ya a tres entrenadores en apenas cuatro temporadas: Tomás Boy, Gustavo Matosas y el ‘Misionero’ Castillo, siendo Boy Espinosa, el hombre que tuvo más chances en el banquillo.

Ya se fueron cinco fechas en este Clausura 2016 y tal parece que los aficionados de los zorros tendrán que esperar otro semestre más para poder volver a soñar con el campeonato, mismo que no logran conseguir desde 1951. El conjunto jalisciense apenas ha podido sumar cuatro de 15 puntos posibles, por lo que se encuentra como antepenúltimo en la tabla general con cinco goles a favor y diez en contra, números que al inicio del campeonato no se pronosticaban.

Muchos podrán culpar por el mal arranque al entrador del Atlas, Gustavo Costas, pero aquí el hombre que debe de asumir la responsabilidad de los pésimos resultados, no tiene que ser otro más que Heriberto Ramón Morales, el virus del mal paso de los rojinegros.

Comentarios

comentarios

Arriba