Salud

Conoce algunos de los “productos milagro” prohibidos en México

Algunas personas recurren a los “productos milagro” buscando un alivio fácil, rápido, sin esfuerzo y dolor. Sin embargo, muchos de ellos lo único ocasionan son severas afectaciones al organismo, generando nuevos padecimientos.

Es importante aclarar que los denominados “productos milagro” no son medicamentos, puesto que carecen de controles técnicos y sanitarios estipulados por la Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), por lo tanto deben ser retirados al mercado de inmediato.

De acuerdo con la Cofepris existen cientos de productos en el mercado cuya publicidad y comercialización está prohibida por no cumplir con las reglas de salud vigentes, representando un riesgo para la salud de la población.

Entre los más recientes productos prohibidos por Cofepris para su comercialización se encuentran:

¿Cuáles son los riesgos de consumir “productos milagro”?

Uno de los grandes riesgos a los que se enfrenta el consumidor con los “productos milagro” es que una vez que termina el tratamiento recae en los problemas de salud que tenía cuando comenzó a consumirlos.

Tal es el caso de las pastillas para bajar de peso, las cuales generalmente eliminan grandes cantidades de sales minerales como resultado de su efecto depurativo, lo cual ocasiona una severa descompensación en el organismo.

Asimismo, los productos que prometen mejorar el vigor sexual son efectivos durante un tiempo, pero en pueden favorecer trastornos como eyaculación precoz y disfunción eréctil, padecimientos que en muchos casos aparecen debido a complicaciones de enfermedades como diabetes e hipertensión que, de no tratarse oportunamente, tienen devastadoras consecuencias.

De este modo no es recomendable consumir productos que prometen la salud en periodos cortos de tiempo, lo ideal es acudir con un especialista médico y que él sea quien recete un tratamiento de acuerdo al malestar y las condiciones del organismo de cada persona.

Lee la nota completa en Salud y Medicinas 

Comentarios

comentarios

Arriba