Opiniones

Derechos humanos, ¿para la víctima o el victimario?

Bitácora reporteril” por: César Barrera Vázquez (@reportero88cbv )

Los juicios orales –implementados el año pasado en Colima– cuentan con un modelo jurídico basado en los derechos humanos que protege la presunción de inocencia del imputado.  ¿Esto es bueno o malo? Veamos. Expongamos algunos ejemplos.

Reforma consigna que los cuatro sospechosos del secuestro y homicidio del empresario nuevoleonés Damián González del Río fueron absueltos. Las autoridades judiciales consideraron que se violó el debido proceso: la identificación de sus rostros fue desestimada porque los testigos los identificaron “en fotografías que contenían sólo el rostro de ellos y no el de otras personas con las que pudieran diferenciarse”.

Lo mismo ocurrió con el reconocimiento que hizo el padre de la víctima sobre las voces de dos de los secuestradores. Esta prueba no fue aceptada porque las grabaciones se practicaron en la declaración ministerial de los acusados, diligencia que ya había sido anulada judicialmente. Es decir: los sospechosos fueron absueltos no porque sean inocentes, sino por las anomalías en el proceso.

Otro ejemplo es el caso de Florence Cassez; la francesa disfruta la libertad porque se violó el debido proceso, a pesar de que fue identificada plenamente por sus víctimas. Una pifia legal propició su libertad. Lo mismo, pues.

No olvidemos, también, el atentado que sufrió Fernando Moreno Peña. Los rostros de los agresores del ex gobernador no fueron difundidos por las autoridades porque se violaba la presunción de inocencia de los sicarios. Había imágenes del momento del atentado. Sus rostros fueron grabados. Pero la ciudadanía no pudo conocerlos ni contribuir a su captura porque la ley así lo dice.

Dos puntos

¿Y el sentido común?

 

Comentarios

comentarios

Arriba