WorkOut

¡Ejercítate al aire libre!

Ya sea porque el plan de acudir al gimnasio no se adapta a tus necesidades o porque, sencillamente, adoras la naturaleza; la práctica de ejercicios al aire libre es una excelente manera de cuidar tu figura y llenarte de energía. Entérate de todos los beneficios que esto conlleva y olvídate de las excusas, comienza ¡ahora mismo!

Fuera del gimnasio

Caminar, correr, montar bicicleta y trotar son ejercicios que refuerzan el funcionamiento cardiovascular al tiempo que ayudan a quemar calorías y mantenernos en forma.
Siempre resulta atractivo efectuarlos en máquinas especializadas en gimnasios. Sin embargo, el hecho de llevarlos a cabo en lugares abiertos aporta innumerables beneficios, como la mejora considerable de la concentración, capacidad de aprendizaje y sueño nocturno, gracias a la pureza del oxígeno que inhalamos.
La práctica de la natación es otra actividad que puede efectuarse al aire libre y entre sus múltiples ventajas está el aumento de la resistencia cardiopulmonar, la estimulación de la circulación sanguínea, la mejora de la postura corporal y la eliminación de secreciones bronquiales.

Disfrutar la naturaleza

Ejercitarte en un parque o en una montaña es el momento ideal para conectarte con las maravillas que ofrece la naturaleza. El ruido de las aves y el aire puro despertarán sensaciones de alegría y bienestar en ti. Además, propiciará el encuentro con otras personas, permitiendo así afianzar tus vínculos sociales.

100% cómoda

Otra de las ventajas de este tipo de práctica, es que se adapta a tus necesidades. Puedes ubicar un lugar abierto, que quede cerca de tu casa para realizar tus ejercicios: cuadras despejadas, parques verdes o zonas montañosas. Elige los días y el horario que más te convenga.

Tips

Lleva un atuendo adecuado para ejercitarte.
No olvides hidratarte cada 20 minutos.
No te sobreejercites. Exigirle a tu cuerpo más de lo debido podría traerte problemas respiratorios y dolencias futuras.
Sé constante en tu rutina de ejercicios. Llévala a cabo al menos tres veces por semana.
Puedes optar por variar de práctica para evitar caer en el aburrimiento. Yoga, woga, bailoterapia, taebox y tenis son algunas de las recomendaciones.
Espera al menos dos horas después de comer para llevar a cabo la práctica, de esta forma evitarás interrumpir el proceso de digestión bruscamente.

Comentarios

comentarios

Arriba