Opiniones

El ave de las tempestades

Lecturas por Noé Guerra Pimentel (@noe_guerra_)

Emparentado con el Albatros, es un ave muy conocida entre la gente de mar. Su nombre deriva de Petro o Pedro, aplicado porque como el Apóstol, aparenta caminar sobre el agua. El caso es que es un ave palmípeda cuya principal característica es la de revolotear y deslizarse fácilmente sobre el agua, sobre la cresta de la olas por muy agitado que este el mar y huracanado el viento. Vuela al ras, mientras vorazmente traga los crustáceos y peces que sacan las olas a la superficie antes o después de una tempestad. Para todo buen navegante los petreles auguran mal tiempo, su presencia generalmente se asocia con rayos y truenos acercándose desde el horizonte. Por esta razón se conoce más como “el ave de las tempestades”.

Pues tal cual aquí en Colima reapareció el impresentable Senador con “C”, quien muy a su estilo vino a repetir su verdad de Perogrullo y a traernos el mismo sonsonete del que ya nos estábamos olvidando, cuestionando, como si tuviera autoridad moral, aunque con puras ocurrencias, especulaciones sin base y evidentes mentiras aspectos inherentes al desempeño de su otrora doble vencedor. De ese momento les comparto una puntual e imperdible reflexión de Miguel Acosta Vargas: “Jorge Luis Preciado creó una Fundación, con su nombre, para obtener fondos federales y estatales para seguirse promocionando políticamente. Su pretensión es convertirse en “EL” interlocutor panista ante el gobierno estatal. Su actitud y sus acciones, además de sus palabras, así lo muestran. Exige que el gobierno estatal pague los anticipos de participaciones estatales que los ayuntamientos panistas solicitaron en diciembre. También da una muestra de que si algo quieren pasar por el congreso local, deben consultarlo con él, acordarlo con él. El congreso local es “El”. Nadie más. Esas son las palabras y los hechos de Jorge Luis Preciado.” Facebook 5/03/16.

Pero no fue todo, el muchacho alegre traía varios pendientes en la bolsa y así, sin decir agua va, de un empujón en la espalda y de un codazo en las costillas sacó de la jugada al “simpático” Quique Michel (quien renunció por “razones personales”) para quedarse con la Secretaría General del PAN ¡Claro! Como él y solo él sabe hacerlo, violando la norma y los usos de su partido ¡Agandallando pues! Y, de paso, amenazando a todos los traidores (y creo que también a los llevadores) vinculados con su correligionario Peralta y toda su parentela, la cosa fue de “madres” para arriba. De ese capítulo rescato otro comentario de Miguel Acosta: “Lo de Jorge Luis Preciado Rodríguez es una muestra clara de que desea a toda costa ser el interlocutor del gobierno. Ahora, va por la dirigencia estatal. Va en serio, por eso hizo renunciar a EMR a la Secretaría General para él ocupar ese cargo y desde allí tener el control real y formal de la dirigencia estatal panista. La idea es buena, para él desde luego, porque desea ser el gobernador del Estado, aunque sea de los panistas y piensa, cree, siente, que con el control del Congreso, que lo tiene, más la dirigencia formal del partido, que también la tiene, puede doblegar al (verdadero) Gobernador José Ignacio Peralta. Sus propias palabras así lo señalan: “Mantendré contacto directo con funcionarios electos en el Estado para trabajar de manera coordinada”. Pero, desde mi punto de vista, Jorge Luis Preciado es como la vaca de la anécdota que tanto cuenta Jorge Armando Gaitán Gudiño.” Facebook 7/03/16.

¿Pensaban que ya se acabó? ¡Pues no! También le llegó la barredora a la que diligentemente se encargara de hacerle el trabajo sucio al mismo JLPR en el Legislativo, sí, a la misma prepotente y arbitraria, a la C. Sosa, quien (se “separa por motivos personales”), humillada como fue, desde el viernes 4 ya empezó a ver el calvario al que se verá sometida lo que resta de esta legislatura si no se plega a los caprichos y ninguneos del susodicho y su personero en el propio Congreso local, donde ahora sí abiertamente pretende seguir legislando y a llevando la agenda panista, misma en la que, de darse, como nunca antes en Colima, prevalecerán la mentira, la insidia, la manipulación, la opacidad, la simulación, el chantaje, la tergiversación y el cochupo (palabra favorita del dirigente virtual del PAN ¿Sabrá lo que significa?). A ver cuánto le dura la fiesta a este incivil metido a político, recordemos que aún hay denuncias pendientes.

Comentarios

comentarios

Arriba