#EnRedes

El emotivo discurso de Pink sobre la belleza

Mucho colorido, extravagancias, looks imposibles, maquillajes poco discretos, muchas curvas ceñidas en vestidos de dos tallas menos, escotazos y un largo etcétera que hacen de los MTV Video Music Awards un espectáculo en el que la imagen lo es casi todo. Sin embargo, en medio de esta vorágine estilística, una mujer ha enarbolado la bandera de la libertad de expresión, la de sentirte bien contigo mismo seas como seas. ¿Quién? Pink.

La cantante había sido galardonada con el premio Michael Jackson Video Vanguard “por su impacto en la música, la cultura pop, la moda y la filantropía”, tal como explicaron los responsables de la gala. Y hasta allí se desplazó ella acompañada de su marido, Carey Hart y su hija Willow. Porque esa noche, la pequeña Willow iba a tener un papel casi más relevante que el de su madre.

Mi hija me dijo que se sentía fea. La niña más fea.

Muy emocionada, Pink subió al escenario para recibir el premio y una vez allí, pidió permiso al público para contarles una historia. “Quiero contarles una historia. Un día estaba llevando a mi hija al colegio y me dijo que se sentía fea. Que era la niña más fea. Yo le pregunté: “¿cómo crees que me veo yo?”. Hay gente que se burla de mi y dicen que parezco un chico por llevar el pelo corto y por la forma en la que visto”, explicó Pink. Como no podía ser de otro modo, la pequeña Willow se sorprendió mucho ante esas palabras ya que para ella (como para cualquier niño) su madre era guapísima. “Le dije que pese a esas palabras, soy una mujer de éxito y lleno mis conciertos. Le expliqué que no debemos cambiar nuestra forma de ser ni nuestra apariencia física por nadie”, añadió Pink.

En medio de tanto glitter y luces, fue el emotivo mensaje de empoderamiento de Pink lo que levantó al público, que se deshizo en aplausos, de sus asientos.

Comentarios

comentarios

Arriba