Vida y Estilo

El para nada inofensivo refresco light

Es un total engaño acompañar una comida copiosa y muy calórica con un refresco de dieta, ya que las consecuencias de consumir este tipo de bebidas pueden ser incluso peores que las que conlleva beber un refresco normal.

Aquí te contamos algunos terribles efectos generados por beber refrescos light.

Fallas renales 

Un estudio realizado durante once años por la Universidad de Harvard analizó a más de tres mil mujeres. Aquellas que consumieron refrescos regulares no presentaron fallas renales, pero las que bebieron refresco de dieta sí lo hicieron, por lo que concluyeron que esta práctica está relacionada con problemas en los riñones.

Salud dental 

Los refrescos light son bebidas muy ácidas pues tienen un pH  de 3.2 mientras que el agua tiene 7. Quienes beben este tipo de refrescos tienen pésima salud dental pues el ácido corroe el esmalte, genera caries y provoca pérdidas de piezas dentales.

Grasa abdominal y colesterol alto 

La Universidad de Minnesota investigó en 2008 a diez mil personas para concluir que beber únicamente refresco de dieta al día aumenta un 34% el riesgo de padecer síndrome metabólicoque genera grasa abdominal y colesterol alto.

Daño celular

El benzoato de sodio o benzoato de potasio son parte de casi todos los refrescos dietéticos y muchos regulares no lo contienen. Esto se traduce, de acuerdo con una investigación realizada por Peter Piper, profesor investigador de Biología Molecular y Biotecnología en la Universidad de Sheffield en Reino Unido, estos químicos causan daños severos e irreversibles al ADN de la mitocondria, así como asma, fiebre del heno y demás alergia.

Obesidad

Aunque resulte extraño, los refrescos light no ayudan a perder peso, esto de acuerdo con el Centro de Ciencias de la Universidad de Texas quienes descubrieron que consumir más de dos latas al día incrementa la posibilidad de padecer obesidad hasta en un 500%, ya que los endulzantes artificiales alteran la capacidad natural del cuerpo de regular la ingesta calórica, es decir que quienes beben estos refrescos dietéticos tienden a comer demás.

Resaca

Los mezcladores sin azúcar permiten que los licores entren directamente en el torrente sanguíneo de manera más rápida, lo que genera una gran resaca después de la fiesta, según el Hspital Real de Adelaide de Australia.

Desde problemas cardiacos hasta problemas reproductivos

Los empaques de las bebidas son tan dañinos como el propio refresco, ya sea regular o de dieta, las latas son cubiertas por dentro con bisfenol (BPA), un alterador endócrino que se asocia a muchas enfermedades que van desde problemas en el corazón, obesidad y problemas reproductivos.

Después de leer esto tal vez pensarás dos veces en pedir un refresco de dieta y preferirás un vaso con agua para acompañar tus comidas. 

Información cortesía de Fundación UNAM.

Comentarios

comentarios

Arriba