Agro

Granjeros de EEUU suben salarios y ni así atraen a desempleados estadounidenses

En California, los granjeros están preocupados porque a pesar de haber aumentado los salarios, los estadounidenses no quieren hacer esos trabajos.

Lo anterior contradice lo dicho por Donald Trump, quien aseguró que los inmigrantes ilegales le estaban quitando el empleo a los trabajadores de Estados Unidos.

De acuerdo con el periódico Los Ángeles Times, los agricultores de California están desesperados porque desde que Trump asumió la presidencia y con la promesa de que expulsaría a inmigrantes y sancionaría a las empresas que les dieran trabajo, hay una urgente escasez de trabajadores.

“Los agricultores se ven obligados a tomar decisiones difíciles sobre si se debe abandonar algunas de las frutas y verduras del sello del estado, trasladar las operaciones en el extranjero, emplear a trabajadores con una visa especial o reemplazarlos por completo con las máquinas”, señaló el diario.

La baja en el número de empleados disponibles en el campo es respaldada por estudios e investigaciones, los cuales señalan que este fenómeno tiene varios orígenes, aunque el principal es la política migratoria de Trump.

Ante esto, los productores comenzaron a aumentar los salarios para los trabajadores, superando incluso el salario mínimo.

“Los salarios de la producción de cultivos en California aumentó a un 13 por ciento de 2010 a 2015, el doble que el salario medio en el estado”, según un análisis hecho por el diario con base en datos de la Oficina de Estadísticas Laborales.

Actualmente, los empleados agrícolas en el estado ganan alrededor de 30 mil dólares al año si trabajan tiempo completo. Además, incluso algunos agricultores están dando beneficios que comúnmente son reservados para los profesionistas, como seguros de salud, vivienda y primas de participación.

Los Ángeles Times señaló que los productores que no pueden elevar los salarios están perdiendo a sus empleados y también sus ganancias.

“Hace 5 años, Jeff Klein tenía un equipo de 100 trabajadores podando y atando las vides. Las bodegas de vinos pagaban 700 dólares por tonelada de uva, por lo que Klein pudo hacer una ganancia sólida al pagar 8 dólares por hora, como salario mínimo, pero el año pasado sólo permanecieron con él 45 trabajadores y sus uvas se vendieron por sólo 350 dólares por tonelada”, acusó el diario.

Cabe señalar que un viñedo, propiedad del hijo del presidente de Estados Unidos Donald Trump, presentó una solicitud para contratar trabajadores extranjeros, esto después de que no pudo encontrar empleados estadunidenses que quieran dedicarse a la cosecha de uvas.

La empresa Trump Vineyard Estates, conocido como el Viñedo Trump, en Virginia, presentó su solicitud para traer 29 trabajadores por esta temporada a través del programa de visas H-2A, reportó el periódico The Daily Progress.

Sin embargo, a pesar de que ningún estadounidense quiso entrar a trabajar a esta empresa, sí enviaron correos electrónicos para decir que estaban indignados de que el Viñedo Trump estuviera contratando extranjeros.

Lee la nota completa en SinEmbargo

Comentarios

comentarios

Arriba