Internacional

Heridos y fallecidos en un concierto de Ariana Grande en Manchester

Se registró al menos una explosión al final del concierto de la estrella pop Ariana Grande en el Manchester Arena la noche del lunes (hora local), en lo que la policía calificó como un “atentado terrorista”. La policía confirmó que hasta el momento había 19 personas muertas y 50 heridos mientras los asistentes al concierto —incluyendo niños— huyeron en pánico. Según se informó, la cantante no resultó herida.

Los asistentes al concierto en el Manchester Arena dijeron que escucharon unos ruidos que parecían explosiones al final del show. Todavía hay muy poca información al respecto.

Sasina Akhtar, una de las asistentes al concierto, le dijo a The Manchester Evening News que hubo una explosión en la parte trasera de la arena después de la última canción. “Vimos a chicas jóvenes ensangrentadas, todo el mundo estaba gritando y la gente corría”, relató.

Ariana Grande, una cantante de 23 años que comenzó su carrera como estrella en una serie de televisión de Nickelodeon, realiza una gira internacional promocionando su álbum Dangerous Woman.

“Ariana está bien”, dijo su publicista, Joseph Carozza. “Estamos investigando más a fondo lo que pasó”.

Los videos publicados en Twitter mostraban a los asistentes corriendo y gritando desde sus asientos. Hannah Dane, quien fue al concierto, le dijo a The Guardian que había oído “una explosión muy fuerte en el interior del Manchester Arena”.

Luego agregó: “Nos sacudió, todos empezaron a gritar y trataron de salir”.

“Hemos confirmado varias muertes y algunos heridos”, dijo la policía en un comunicado. El Manchester Arena fue inaugurado en 1995 y puede albergar hasta 21.000 espectadores; aún no queda claro cuántas personas asistieron al concierto. El estadio está al lado de Victoria Station, que fue evacuada.

Karen Ford, una testigo, le dijo a la BBC que “todos estaban dejando sus asientos y caminando hacia las escaleras cuando de repente hubo un ruido enorme, sonó como una explosión que luego se apagó”.

“Todo el mundo trató de empujar a la gente por las escaleras”, recordó, y agregó que en el caos la gente trató de empujar a una mujer en una silla de ruedas mientras los niños gritaban.

Dijo que no había humo, solo una explosión muy fuerte. “Fue muy muy fuerte”. Ella dijo que su marido pensó que había oído una segunda explosión. “Había zapatos en el suelo”, dejados por personas que salieron corriendo, recordó Ford.

Según Ford, los padres que esperaban a sus hijos que fueron al concierto revisaban sus teléfonos con pánico. “Todo el mundo estaba tratando de encontrarse”.

Comentarios

comentarios

Arriba