Opiniones

Insúa vs  Oldenbourg

La candidatura de Walter Oldenbourg responde a un trabajo de ingeniería política del PRI: le apuestan a quitarle el respaldo empresarial a Héctor Insúa, cuyo capital electoral precisamente reside en los sectores empresariales. De ahí toda la mercadotecnia del Festival del Volcán y el Saborafest. El objetivo, pues, es desmantelar el andamiaje electoral de Insúa dentro del sector empresarial.

Sin los empresarios, sin los comerciantes, sin los representantes de las cámaras de las industrias, Héctor Insúa no tiene capital electoral. Y no tiene capital electoral porque él mismo se ha empecinado en socavar a otros estratos sociales ajenos al empresarial.

Ha hecho un mal trabajo, por ejemplo, en el aspecto financiero del municipio: incrementó la deuda a más de 100 millones de pesos y tiene serios conflictos, con demandas penales incluso de por medio, con el sindicato del ayuntamiento, cuyos trabajadores no lo pueden ver ni en pintura.

Por otro lado, en la parte de los servicios públicos, Héctor Insúa dejó mucho que desear. Las renovaciones y obras que se hicieron en el primero cuadro histórico de la capital causaron malestar en la población por lo tardadas que fueron, sino que al final quedaron mal hechas.

Y todos los que transitamos por la Madero damos fe de eso, pues se experimenta la misma sensación que cuando se viaja por un empedrado o una terracería. De igual forma, las banquetas quedaron excesivamente amplias en algunas calles del cuadro histórico, tanto que ni los bomberos y ambulancias pueden transitar por lo acotado del espacio (hay notas publicadas en este sentido).

Ahora bien, el escenario electoral se le complica aún más Insúa con la llegada de Leoncio Morán; el ex alcalde y ex panista tiene un perfil muy parecido a Héctor Insúa, pero tiene el carisma que el otro carece. Así no pintan bien las condiciones y el contexto político para Héctor Insúa, que la tenía fácil con Romero Coello, pero no con dos candidatos que magnetizan al mismo target electoral.

Ahora bien, a los priistas les queda un mensaje: hay que ser institucionales; Édgar Larios, de no renunciar a la secretaría de organización y si se hubiera mantenido activo, ahorita sería seguramente el candidato el PRI a la alcaldía de Colima, y esto no sólo por sus aspiraciones personales, sino también por su trabajo con las bases de la estructura priista.

Dos puntos

El dúo dinámico conformado por el senador Jorge Luis Preciado y Güero Ladino, volvió hacer de las suyas. Por una parte, el senador Preciado no contento con dividir al panismo, ahora destruyó la alianza política que tanto trabajo le costó construir a su candidato presidencial Ricardo Anaya, al ser el factor de rompimiento con Movimiento Ciudadano y el PRD. Y siguiendo esa línea de confrontación Ladino propuso en el congreso que el predial y el agua no deben ser condicionantes para el subsidio de la tenencia, creyendo que así afectaba la recaudación estatal, cuando es al contrario: afecta la recaudación municipal. ¿Están de acuerdo los alcaldes panistas con esta medida de quitar un aliciente para el pago de estos dos impuestos? Ahora sí, como dice la expresión popular, “no me ayudes, compadre”.

Comentarios

comentarios

Arriba