Opiniones

#PuntodeVista: Riult Rivera

Nuestra sociedad definitivamente vive tiempos complicados en diversos temas del quehacer humano; sin embargo aprovecho este espacio para analizar a un sector laboral que ha intentado alzar la voz en repetidas ocasiones pero por la naturaleza de su disciplina pronto deja de escucharse y es tiempo de dignificar su esfuerzo y entrega en favor de la sociedad colimense, me refiero a nuestros agentes de la policía, sean de carácter municipal o estatal.

Iniciemos considerando que aún siendo una organización de disciplina muy rígida en donde el honor y la lealtad reinan en su actuar, no olvidemos que son personas, hijas e hijos, madres y  padres de familia que dentro de ese uniforme que los hace blanco fácil de la venganza de la delincuencia poseen una vida cotidiana fuera de la corporación, en donde como todo ser humano y toda familia tiene necesidades que satisfacer en favor de los suyos. Ahora bien, reconozcamos el hecho de que cada agente de nuestras policías al momento de realizar sus labores su vida se encuentra en alto riesgo ya sea de quedar impedido para laborar es decir incapacitado o de perder la vida en manos de la delincuencia, tomando en cuenta que su labor es precisamente detectar y perseguir conductas antisociales para prevenir la comisión de un delito o capturar a quien ya concreto dicha conducta delictiva.

Recordemos que el que arriesga la vida en favor de un grupo social puede de acuerdo a las circuncidas obtener el carácter de héroe, es decir si analizamos bien en cada elemento de nuestras policías podemos ver a un probable o futuro héroe y ya lo hemos visto como fue el caso la agente Alma Anais Fuentes Contreras, que junto con sus compañeros pelearon a punta de tiros contra delincuentes para frustrar un hecho delictivo en donde fue privada ilegalmente de su libertad una persona y que como resulta ella recibió cuatro impactos de bala en su cuerpo: dos en la cabeza, uno en un pulmón y uno en una de sus extremidades. Y la pregunta es  ¿murió?, ¿y su estado de salud? Lo dejare sin respuesta por el momento. Como ella hay más ejemplos de valor y entrega por parte de nuestros cuerpos policiacos que a manos de los delincuentes han sido afectadas de esta forma ellos y sus familias.

Al respecto yo pregunto ¿a qué tiene derecho un agente de la policía por arriesgar su vida todos los días en favor de la sociedad? ¿Que hemos hecho para incentivarlos? ¿Acaso ellos también desearías sentirse seguros mientras brindan el servicio a la población, como cualquier otro ciudadano lo necesitamos? ¿Qué apocalíptico temor vivirán sus hijos y familiares al saber que su madre o su padre, su hermana o hermano están el riesgo de no regresar con vida cada que se encuentra en servicio?

Dejaré las preguntas para la reflexión y plantearé una más: ¿Qué prestaciones tiene un policía? A lo mejor la respuesta de muchos será “es parte de la naturaleza de su trabajo”, el que ingresa a dicha actividad sabe del riesgo y las condiciones de su encomienda, sin embargo creo que debemos valorar suficientemente a quienes arriesgan la vida por nuestra tranquilidad, y debemos motivarlos, incentivarlos y brindarles un trato digno que les permita generar un patrimonio para sus familias entre otros factores que a la fecha como sociedad les hemos negado. En el Congreso del Estado un servidor presentó una propuesta de ley para dignificar el trabajo de nuestros policías. En las próximas semanas estaremos trabajando sobre la misma esperando pronto tenerla vigente para que brinde beneficios a nuestros protectores como justa retribución a sus servicios.

Comentarios

comentarios

Arriba