Opiniones

¡Tumbemos la FEC!

Por: Edgar Torres Velázquez (@edgartove)

De entrada suena buena la idea de generalizar el descuento del 50 % a los estudiantes de Colima para el uso del transporte público, por el simple hecho de ser estudiante. Serían buenas noticias para los padres de familia. ¡Qué genial que fuera tan fácil como decir que no es necesario estar afiliado a la FEC para recibir el beneficio! ¡Qué bueno que pudiera hacerse así de inmediato como se dice! Pero no lo es.

La iniciativa, más que de lucha social-estudiantil, parece la lucha por tumbar o debilitar a la Federación de Estudiantes que es también un semillero de políticos priistas que ha dado ya gobernadores, diputados locales y federales, regidores y funcionarios universitarios. Pedir que se le cierre oportunidades a los estudiantes para ser votados o incluidos en planillas sería incoherente, pues se supone que preparamos a estudiantes en las aulas precisamente para eso.

Se critica al presidente de la FEC por ser diputado priista y liderar la agrupación estudiantil. Criticaron a Fernando Mancilla por querer ser candidato del mismo instituto político y ahora los panistas satanizan el hecho de que el descuento a estudiantes se realice bajo las siglas de la federación. Valdría la pena preguntar, ¿Por qué los estudiantes encuentran oportunidad en el tricolor y no en el blanquiazul? ¿Por qué el panista Jesús Rodarte no fue candidato a diputado? ¿Por qué no invitaron antes a las filas blanquiazules a Hugo Alexander sino hasta que fue prácticamente obligado a renunciar a Movimiento Ciudadano? ¿No será que le llegó la hora al PAN de analizarse al interior para ofrecer más oportunidades a los jóvenes en lugar de intentar debilitar lo que, bien o mal, han construido los estudiantes?

En 2012, el PRD ya había manifestado estar a favor del “descuento universal en el transporte para estudiantes”. El entonces dirigente Óscar Vázquez manifestó que “la FEC no puede privatizar ni adjudicarse el beneficio”, por cierto su entonces diputado Rafael Mendoza propuso el descuento en taxis de 50 por ciento para estudiantes; parece que la FEC pudo más en su momento para conseguir el descuento en camiones porque la propuesta bien intencionada de Rafa fue rechazada.

Para lograr el descuento generalizado se necesita más que cámaras y micrófonos. Los concesionarios del transporte impondrían sus condiciones como: aumento en las tarifas, mejoramiento de calles, colocaciones de paraderos y reencarpetamiento de vialidades, requisitos que muy difícilmente podrían cubrir los gobiernos que se han manifestado desde hace tiempo en crisis.

Lo cierto es que todo este embrollo es una excelente oportunidad para que la FEC demuestre que sirve para algo. Héctor Magaña debería estar ya exigiéndole resultados, trabajo y gestiones a sus allegados; mínimo una actualización en su página web, que solo tiene dos notas del año pasado.

Hay mucho por trabajar en acercamiento con los estudiantes, en más beneficios. Vaya, ¡que note que los habitantes de La Villa tienen diputado y que los estudiantes tienen dirigente! En coherencia, El PAN debe dar más oportunidades al sector estudiantil ávido de incursionar en la política de forma activa.

Comentarios

comentarios

Arriba