Opiniones

Ver para creer

Por: Noé Guerra (‪@noe_guerra_‪)

El jueves 18, en entrevista banquetera los reporteros de la fuente le preguntaron a Sosa, la coordinadora del PAN, si ya se había notificado al legislativo sobre la resolución del TEPJF de que se sancionara también al alcalde tecomense Guadalupe “Lupillo” García Negrete, en el mismo sentido que al de Cuauhtémoc, Rafael Mendoza Godínez, ella respondió que “aún no, todavía no la recibimos, tenemos ya recibida y turnada la que se refiere al presidente municipal de Cuauhtémoc y las que lleguen del de Tecomán y las demás que vayan llegando, se van a estar recibiendo y turnando a la Comisión de Responsabilidades”. Seguramente que “las demás que vayan llegando” y que ella ve venir, serán las de Orlando Lino de Cuauhtémoc y de Yulenny Cortés de Villa de Álvarez, de quienes como lo vimos, hubo pública constancia de su activismo y abierto proselitismo a favor de su fracasado correligionario excandidato a la gubernatura, por cierto y por lo pronto, éste ya dos veces sancionado por delitos electorales.

Para luego recordar que dicha Comisión fue integrada de manera plural y aunque la preside el PAN, sostuvo que debe actuar con libertad de sus integrantes y que “en su momento quien no esté de acuerdo con un dictamen que se emita, tendrá derecho a emitir un voto particular y a ser discutido en el pleno” (Le faltó que de nada valdría pues como lo han venido haciendo, aplicarán su mayoría, aunque estén mal). Hasta ahí digamos que todo bien, el problema fue cuando uno de los reporteros le insistió sobre el tema, preguntando que si se protegería a los infractores por ser de su mismo partido, el PAN, lo que motivó que literalmente se descompusiera, espetando: “Los que dicen eso son los compañeros del PRI, hay que decirlo con claridad, no es la gente, no es la sociedad, son los priistas y ellos están llorando antes de que les peguen, se están amarrando el dedo antes de cortarse, porque ellos así acostumbran, una cosa es la manera de ser con una mayoría priista y otra tiene que ser diferente con una mayoría panista”.

A ver, a ver, aquí hay que poner orden. Primero, quien ordena sancionar es el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el TEPJF, y a ambos por no haber respetado un mandato constitucional, es decir por haber violado la veda electoral, y, Segundo, sí, somos los ciudadanos, o sea la sociedad los que exigimos que se cumpla la ley, que ella con su mayoría ahora sí cumplan con el deber por el que les pagamos y por el que protestaron. Ahora que si quiere que se hable claro vamos haciéndolo, para empezar que responda a la opinión pública, a la sociedad, no a mí ¿en qué momento destituyó al Director de Comunicación, su incondicional en el mismo Congreso local, Armando Eduardo García Chávez, a quien desde el 13 de enero el mismo TEPJF ordenó sancionar por el mismo delito de violación de la veda electoral, como también se les probó a los dos alcaldes mencionados? Según lo fundamenta la Ley Estatal de los Servidores Públicos, artículos 7º fracciones: 1,2,3,4 y 6, y 8º.

Y para cerrar hay que recuperar que la aludida, ya encarrilada ni quién la parara y como para curarse en salud, al más puro estilo de la Chimoltrufia, nos ofreció una pieza discursiva de colección, afirmando exactamente lo contrario a lo que en los hechos (ahí están las pruebas de su desempeño), ha venido operando desde el 1 de octubre junto con sus correligionarios, diciendo: “Nosotros le apostamos a la legalidad, nosotros no queremos estar legislando ni a modo, ni a capricho, ni a intereses personales, porque si lo hacemos para favorecer a unos, tenemos que favorecer a otros y yo creo que en esto la imparcialidad es la que nos debe de guiar para no quedar ni bien, ni mal con nadie, para simplemente cumplir con nuestra responsabilidad”; y para amarrar, siguiendo la lógica de sus contradicciones, yo agregaría: “sino todo lo contrario”. Saque usted sus conclusiones, yo, por mi parte, como dijo el ciego: veré, veré.

RECADITO: La hasta hoy parcial interpretación de leyes, la discrecional actuación, sus prácticas dilatorias y las dos varas con las que ha buscado medir la mayoría del PAN encabezados por Sosa en el Congreso del Estado de Colima, me hace recordar al entrañable Poncho Rolón con aquello de “Nomás le anda buscando chichis a las culebras”.

Comentarios

comentarios

Arriba