Opiniones

¿Vuelve el “fraude” del premio Tlatoani?

Por: Edgar Torres Velázquez (@edgartove)

¿Ignorancia?, ¿ingenuidad?, ¿qué afición tienen los alcaldes y diputados de comprar premios que han sido catalogados como verdaderas estafas?.

Me refiero a la nuevamente controvertida entrega de los “premios Tlatoani” que trienio tras trienio sigue atrayendo lo mismo a presidentes municipales que a legisladores, que por una módica cantidad, pagando el hospedaje y la asistencia a una cena de gala reciban la mencionada estatuilla con el cuento de ser de los mejores diputados y alcaldes “del mundo mundial”, pregunto ¿hay quien se crea ese cuento?

Resulta que la manera de operar de este “prestigiado” premio (es sarcasmo por si no lo notaron), es que llega vía correo electrónico a las oficinas de los funcionarios (regidores, alcaldes, diputados y quien se deje), para ser llenado por el ganador o ganadora y que por la módica cantidad de 21 mil 500 pesos (al menos ese fue el costo en 2015), pueda trasladarse a la ciudad sede a recibir su distinción.

Es de sospechar que se ofrezca el premio de mejor diputado, alcalde o regidor teniendo menos de un año en el puesto, ¿no? Pero por el afán de inflar el ego, de sentirse lo mejor de lo mejor, hasta se les olvida la quemadota que se ganaron en el pasado otros funcionarios por pagar por la entrega de la mencionada estatuilla, ¿en serio ya se les olvidó?

En 2013 el entonces diputado local Mariano Trillo admitió que la Asociación Civil que entrega el premio les solicitó la cantidad de 17 mil pesos para gastos de hospedaje y traslados para recibir el premio, pero que de ninguna manera había pagado por la estatuilla. Lo mismo dijeron el entonces diputado Marcos Barajas, del PT; Rafael Mendoza, del PRD, y la regidora Linda Carrillo, de Villa de Álvarez. Si somos súper privilegiados de haber tenido a los mejores diputados del país y que esto le resultara en 68 mil pesos a la asociación.

Hay que señalar que en ese mismo año, en Sinaloa un dirigente panista reveló que la entrega del premio Tlatoani era un fraude. Un reportaje que puede leer en esta liga, señala que en 2013 se entregaron 96 reconocimientos de mejores alcaldes por la cantidad de 17 mil 500 pesos cada uno y se convirtió en un escándalo internacional por embarrar a países como España y Perú. La asociación obtuvo nada más y nada menos que $1 632 000 en gastos de hospedaje y traslados, si los cálculos no me fallan.

Por todo lo anterior es que me parece raro leer en la prensa local que entregarán de nueva cuenta el tan quemado premio, tal vez los asesores de los próximos galardonados desconocían el tema, tal vez los engañaron,pero basta un tantito de humildad para reconocer que el trabajo de las administraciones apenas comienza, en todo caso el recibir el premio sería reconocer el trabajo del antecesor, sí, porque sería el que dejó el puesto el que aplicó las excelentes prácticas que llevan a una administración a ser reconocida, ¿o no?.

Consulte aquí: “escándalo internacional por entrega de premio Tlatoani”

Comentarios

comentarios

Arriba